Tranplast PSH

Trasplante de Progenitores Hematopoyéticos

El trasplante de células progenitoras hematopoyéticas es un tratamiento para algunos tipos de cáncer como leucemia, mieloma múltiple, o algunos tipos de linfoma.
Antiguamente, los pacientes que necesitaban un trasplante de progenitores hematopoyéticos recibían un “trasplante de médula ósea” porque las células madre se obtenían de la médula ósea. En la actualidad, las células madre generalmente se obtienen de la sangre periférica, en vez de la médula ósea. Por este motivo, ahora se habla más frecuentemente de los trasplantes de progenitores hematopoyéticos.

Una parte de los huesos denominada “médula ósea” produce las células sanguíneas. La médula ósea es el tejido blando y esponjoso que se encuentra dentro de los huesos. Contiene células denominadas células madre “hematopoyéticas”. Estas células se pueden convertir en otros tipos diversos de células. Se pueden convertir en más células de la médula ósea. O pueden convertirse en cualquier otro tipo de células sanguíneas. Estas células pueden ser aisladas de médula ósea, sangre de cordón umbilical o sangre periférica.

Algunos tipos de cáncer y otras enfermedades evitan que las células madre hematopoyéticas se desarrollen normalmente. Si no son normales, no podrán producir ninguna célula sanguínea. Un trasplante de células madre proporciona células madre nuevas. Las células madre nuevas pueden producir células sanguíneas nuevas y sanas.

El proceso de trasplante de progenitores hematopoyéticos comienza con la búsqueda de un donante compatible (en caso sea de tipo alogénico) o preparación del mismo paciente (en caso sea de tipo autológo). Este donante es estimulado con agentes quimioterápicos y otros fármacos para la movilización de sus células madre de la médula ósea hacia la circulación periférica. Una vez en circulación, estas son colectadas mediante el procedimiento de aféresis (Colecta de progenitores hematopoyéticos). Controles de recuento de células CD34+ (Por Citometría de flujo) son realizados antes y después de la colecta. Para el trasplante, el paciente recibe dosis de quimioterápicos para eliminar las células cancerígenas de su médula ósea y poder recibir las células nuevas del trasplante.

Tipos de trasplante:

  • Autólogo: Son usadas las propias células madre hematopoyéticas del paciente.
  • Alogénico: Son usadas las células madre hematopoyéticas de un donante emparentado o no emparentado.
  • Haploidéntico: Es una variación del alogénico donde la compatibilidad entre el donante y el receptor es del 50%.
  • Singénico: El donante y receptor son genéticamente idénticos (gemelos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *