citometria de flujo

Citometría de flujo

La citometría de flujo es un método analítico que permite la medición rápida de ciertas características físicas y químicas de células o partículas suspendidas en líquido que producen una señal de forma individual al interferir con una fuente de luz. Podemos medir características de tamaño, complejidad celular y expresión de proteínas presentes en las células de interés, por lo tanto la citometría de flujo es una herramienta fundamental en el diagnóstico clínico y en la investigación. En el campo de la inmunología esta técnica es aplicada en el Estudio de las poblaciones linfocitarias: células T, linfocitos B, NK, entre otros; y es importante para determinar deficiencias del sistema inmunológico.

Otra aplicación de la citometría es el Test de activación de basófilos (TAB), por la que es posible medir la especificidad IgE mediada frente a alérgenos usando el cultivo de sangre (que contiene basófilos con la IgE específica en su superficie) con alérgenos y la valoración de marcadores de activación de éstos (CD63 o CD203c).
La Técnica 1,2,3, Dihidrorodamina mide la actividad funcional de los neutrófilos y es usada en el diagnóstico de la Enfermedad Granulomatosa Crónica.

En el área de la hematología el Inmunofenotipo en médula ósea por citometría de flujo, es aplicado en el diagnóstico y clasificación de leucemias, linfomas, etc.
En Terapia celular el citometro de flujo auxilia en el reconocimiento y recuento de las células madre de acuerdo a la expresión de marcadores como el CD34 (Recuento de progenitores hematopoyéticos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *